En verano desciende el número de alumnos para los profesores particulares.

 

Se acerca el verano y con él, el final de curso. Alumnos, profesores y maestros están deseando descansar después de un largo año escolar. Sin embargo, para los educadores, monitores y profesores particulares llega una época baja de trabajo y una importante merma en sus ingresos. ¿Qué hacer entonces hasta el próximo Septiembre? Hay varias opciones.

 

 

Clases de repaso. Muchos padres sienten que sus hijos tienen demasiado tiempo libre en verano y que no lo aprovechan como deberían. Puedes plantearles unas clases de repaso más relajadas para los niños pero igualmente de efectivas. Esta opción se hace muy atractiva para ellos ya que es una actividad lúdica para sus hijos a la vez que educativa. Los alumnos llegarán con un mejor ritmo al inicio de curso.

Campamentos de verano. Muchos educadores, monitores y profesores particulares encuentran un hueco en los campamentos de verano. Se empiezan a gestar desde meses atrás pero las contrataciones, en muchas ocasiones, no se realizan hasta que los organizadores no tienen asegurado un número mínimo de participantes en el campamento. Puedes encontrar campamentos organizados por ayuntamientos, asociaciones, clubes deportivos y por centros educativos. Si te decantas por esta opción, tienes que estar muy atento en esta época.

Formación. Es un buen momento para reciclarse profesionalmente. Si el número de clases particulares baja, o tu trabajo en el centro escolar ha terminado, puedes aprovechar este “tiempo muerto” para formarte y mejorar en tú trabajo de cara al próximo curso escolar La oferta formativa de cursos es muy amplia y accesible. Aprovéchate de ella y evoluciona tú también como profesional. Eso sí, no tardes mucho en buscar porque los cursos están a punto de empezar.

Clases de Idiomas. El inglés es fundamental en todas las profesiones pero básica hoy día para los docentes. Muchos profesores particulares aprovechan sus vacaciones de verano y cambian su público objetivo. Dejan de lado sus alumnos de primaria, secundaria o universidad, y se centran en el intercambio de enseñanza de idiomas. El intercambio de idiomas consiste en que dos personas, o más, realicen reuniones periódicas donde se tratan de enseñar mutuamente el conocimiento de sus respectivos idiomas maternos.

Más edad, más oportunidad. El sector de profesores de clases particulares que más nota la bajada de alumnos en verano son los profesionales que os dedicáis a las clases de apoyo de primaria y secundaria. Sin embargo, para el resto de profesionales de las clases particulares, el verano es una época muy atractiva. Hay muchos alumnos, en los segmentos de mayor edad (universitarios o profesionales) que aprovechan esta época para reciclarse o aprender algo nuevo. Los que os dedicáis a clases de música, clases de inglés (clases de idiomas en general) o clases de marketing online (muy demandado últimamente), podéis sacar partido a este periodo.

Hemos comentado varias opciones que tienen los profesores particulares para mantener su ritmo de clases en verano. ¿Tienes alguna opción más? ¡Cuéntanosla!

Si aún no te has registrado en ProClases ¡hazlo ahora! 😉

Comparte este artículo si te resultó interesante. ¡Gracias!


2 respuestas a “¿Hay trabajo en verano para un profesor particular?

  1. Hola, buenas, me llamo Ana y tengo 23 años. Soy maestra de inglés y pedagoga, además estoy cursando para obtener el título B2 de inglés. Estaría interesada en dar clases particulares, extraescolares etc este verano. Muchísimas gracias por su atención.. Un cordial saludo.

    • ProClases.es

      Hola Ana,

      Te invitamos a registrarte en http://www.proclases.es si no lo has hecho ya, crear tu perfil de profesora y poner tu anuncio de clases particulares para que los usuarios y posibles alumnos puedan encontrarte.

      Muchas gracias a ti por tu visita y participar con tu comentario en nuestro blog.
      ¡Un saludo!

Comentarios cerrados.