La realización de tutorías puede ser determinante para logar los objetivos del alumno y del profesor.

Las tutorías son procesos muy comunes y fundamentales en todo proceso formativo y tiene como finalidad orientar los aprendizajes de los alumnos así como actuar sobre los aspectos educativos necesarios para que el proceso de enseñanza-aprendizaje resulte satisfactorio.

Realizar una buena labor de tutoría es fundamental tanto para el docente como para el alumno porque además permite obtener un feedback por ambas partes, permite realizar un mejor seguimiento de los alumnos, fomenta el pensamiento reflexivo y autoaprendizaje y favorece la relación docente-alumno.

Pero existen diferentes formas o tipos de tutorías que deberías conocer y aplicar en cada caso según mejor convenga. Vamos a ver los tipos de tutorías que existen y que puedes aplicar con tus alumnos.


Tutorías individuales

Se entiende por tutorías individuales aquellas en que el docente atiende a un alumno de forma individual considerando sus cualidades, éxitos, fracasos y su manera de ser y de actuar. El docente actúa de forma individualizada sobre cada alumno para orientarle en la planificación y ejecución de sus tareas.

Es ideal cuando se cuenta con pocos alumnos o suficiente tiempo para atender a los alumnos uno a uno de forma personalizada. Por contra, cuando el tiempo es escaso y/o los alumnos son muchos puede resultar complicada de realizar.

Tutorías de grupo

Se entiende por tutorías de grupo aquellas en que el docente atiende a un grupo de alumnos al mismo tiempo. Permite la orientación del grupo y fomenta la participación, autoaprendizaje y colaboración.

Es ideal para atender a muchos alumnos en poco tiempo, aunque se pierda la individualización. Formenta el autoaprendizaje y la colaboración ya que es una buena forma de guiar a un grupo de alumnos en la realización de trabajos, tareas y objetivos comunes.

Tutorías técnicas

Se entiende por tutorías técnicas aquellas tutorías donde el docente atiende a cuestiones relacionadas con el contenido objeto de aprendizaje del alumno. Son normalmente aplicadas por los docentes no tutores de los alumnos que simplemente suponen un apoyo en la formación.

Son ideales cuando las materias son complejas o requieren de una especialización y, por tanto, un tutor técnico puede guiar de mejor forma al alumno en sus dudas y problemas.

Tutorías de prácticas

Se entiende por tutorías prácticas aquellas que el docente realiza sobre el alumno en la ejecución o realización de unas prácticas ya sea en una empresa o trabajo dado. El objetivo es guiar al alumno en un entorno lo más parecido posible a una situación real de trabajo.

Principalmente, este tipo de tutorías se pone en práctica en entornos cercanos a situaciones de trabajo reales. Son ideales para aquellos alumnos que van a acceder al mercado laboral y, de esta forma, lo pueden hacer de forma gradual con una fase de aprendizaje en entorno real de menos a más hasta lograr ser un profesional en su trabajo sin necesidad de tutor.

 

Los tipos de tutorías pueden combinarse entre sí según se requiera. El profesor docente debe estar pendiente para observar la necesidad de aplicar un tipo de tutorías u otro en el momento necesario y en función del alumno. No todos los alumnos necesitan los mismos tipos de tutorías. El factor socio-económico, la materia, el grupo de alumnos… hay muchos factores que el docente debe tener en cuenta para saber qué tipo de tutoría utilizar. Pero siempre teniendo en cuenta que el objetivo final es ayudar al alumno en su proceso de aprendizaje.

 

Como sabes, en ProClases puedes encontrar docentes, tutores y centros de formación para todas aquellas clases de apoyo que necesites. Entra aquí para buscar tanto profesores como academias que den clases de todas aquellas materias o temas que quieras aprender o mejorar.

 

Foto de: olgacov / 123RF Foto de archivo

Comparte este artículo si te resultó interesante. ¡Gracias!


Comentarios cerrados.