Regular la profesión del profesor particular ¿Sería la solución?

Regular la profesión del profesor particular ¿Sería la solución?

Con esta entrada inauguramos la sección de colaboraciones con nuestros usuarios y profesionales de la educación. En esta entrada contamos con la colaboración de una de nuestras usuarias, Beatriz Moreno Terrón. Beatriz es Licenciada en Química, con un CAP marcado por el 100% de asignaturas superadas con sobresalientes, con experiencia como maestra en colegio, como profesor particular dando clases particulares a domicilio y clases en academias, y además es madre de dos niñas. Como ella misma se define, es “profesora en paro y madre a tiempo completo”. Nos pareció muy interesante su colaboración porque Beatriz tiene la visión de una madre y la de un profesor, tanto en colegios como impartiendo clases particulares a domicilio y en academias. ¿Queréis conocer su reflexión? Continúa leyendo,  su reflexión empieza aquí.


“Hace unos días tuve la oportunidad de hablar y reflexionar sobre el tema de la educación y las clases particulares. Con vuestro permiso, voy a aprovechar para ordenar y analizar algunas de las ideas y conclusiones que se derivaron de aquella conversación con mis amigas.

Para ser maestro o profesor, en España, hay que estar en posesión del título de grado o licenciatura correspondiente a tu especialidad, y si eres profesor de secundaria, además tienes que acreditar tu capacidad de adaptar pedagógicamente tus conocimientos a las necesidades del alumnado. Antes se hacía un curso llamado C.A.P. (certificado de aptitud pedagógica) y ahora se hace un Máster que dura un curso académico. Es necesario, además, tener conocimientos de inglés y certificarlos con el título correspondiente. La pregunta es, si la sociedad nos pide tanta preparación, y nos exige además, inherentemente a la profesión, unas cualidades humanas de vocación, entrega, empatía, comprensión, etc. ¿por qué se viven situaciones tan exasperantes cuando se están dando clases particulares? Me refiero a los típicos regateos en el precio con los padres, a los conflictos con la modalidad “por horas o mensualmente” con el consiguiente perjuicio para el profesor, a la demora en el pago y otras tantas situaciones.

Creo que es porque en este “limbo” que es el mundo de las clases particulares se cuelan personas de muy distinta índole. Así, es igual de habitual ver a chavales de 16 años explicando matemáticas de 1º de ESO, que a doctoradas en Química Orgánica haciendo lo propio. Y ahí está el problema. Nosotros mismos estamos devaluando este tipo de educación, y rebajando cada vez más los precios, y al mismo tiempo, las exigencias de nuestros alumnos. No hay una uniformidad en las exigencias, ni en los precios. No hay seguridad por ningunas de las dos partes. Si eres profe, no sabes si te pagarán, si te tratarán bien, si podrás encontrar el material adecuado para ese alumno, en ocasiones con dificultades del aprendizaje muy concretas, incluso diagnosticadas. Si eres padre, no sabes a quién estás metiendo en casa, si está realmente preparado o cualificado, si transmitirá a tu hijo o hija esas cualidades que esperas de un buen profesor.

Me pregunto si no habría alguna manera de regular todo esto. Si se creara un organismo que nos amparara, igual que a los abogados o a los médicos, que hacen visitas a domicilio (¡y por ello más caras!) en el que se especificaran las tarifas, los horarios…no habría competencia desleal, se garantizaría una cualificación, se le daría el prestigio y el honor a esta profesión. El profesional, estaría integrado en el Sistema, y no fuera de él. Tendríamos nuestros derechos laborales, igual que cualquier trabajador, y cotizaríamos. Estaríamos por tanto, saliendo de las sombras, y contribuyendo a sostener el sistema, con la misma dignidad que los demás profesores que trabajan en los centros oficiales. Me pregunto si algún día, esto sería posible.”

Beatriz Moreno Terrón

Beatriz Moreno Terrón
Licenciada en Química y profesora particular

 


Esperamos que os haya gustado la aportación de Beatriz. Si quieres participar en el blog de ProClases, ponte en contacto con nosotros a través de nuestros canales de FacebookTwitter o Google+. Gracias.

Resgístrate en Proclases.es y ejerce como profesor particular, es una profesión apasionante.

Comparte este artículo si te resultó interesante. ¡Gracias!


4 respuestas a “Reflexiones de un profesor particular

  1. Me ha encantado la idea de "colegiarse " para unirse y hacer más digno el trabajo de profesor particular. Felicidades por la entrada!

  2. ¡Ojalá sea posible! Yo también he pensado en ello muchas veces… y debería ser lo correcto.

    Muy buena entrada, saludos de una maestra particular 🙂

    • ProClases.es

      Muchas gracias por participar Laura. Nos encanta que participeis en nuestro blog.

      Si aún no te has registrado o no nos sigues en Facebook o Twitter, únete a otros compañeros como tú.

      Gracias

Comentarios cerrados.